EPU ÑI QUIÑILHUE (Leyenda de la flor Mutisia)
Hace mucho tiempo, en la zona del volcán Lanín, existían dos lof (comunidades) que no eran muy amigas, por diferencias antiguas se guardaban mucho rencor.
Un día, el joven hijo del Longco (jefe) de una del lof y la hija del Longco de la otra se enamoraron. Pero dado el intenso rencor que existía entre las familias, no podían tratarse a menudo y verse abiertamente.
Una oscura noche, la machi (autoridad religiosa), vigilaba junto al rahue (lugar sagrado) mientras se realizaba el Nguillipún (ceremonia religiosa más importante del pueblo mapuche). De repente rompió el silencio el graznido del Chiuqui ñi pun (chimango de la noche). La machi se estremeció, pues sabía que ese era un grito de mal presagio.
Miró a su alrededor y escuchó un ruido sospechoso. Observando atentamente, vio a la querida hija del Longco que escapaba sigilosamente con el hijo del Longco enemigo. En ese momento la machi se dio cuenta que ese era el peligroso suceso anunciado por el ave agorero.
La machi creía que esa acción merecía ser castigada, pero antes de comunicar al padre la fuga de su hija, consultó con el pillán (fuerza superior intangible): – ¿Debo o no dar parte de rapto al padre de la niña?
Mai (si) contestó el Pillán.
La machi corrió a la Ruca (casa) del Longco y delató la fuga. Enseguida se escuchó por segunda vez el alarmante grito del Chiuqui ñi pun.
El padre, muy enojado, ordenó la persecución y captura de los enamorados que pronto fueron apresados, juzgados y condenados a muerte.
Ambos jóvenes fueron atados a un poste y con lanzas y machetes, se arrebataron contra ellos dándoles muerte a ambos.
A la mañana siguiente, los ejecutores, quedaron asombrados al ver que en el lugar del suplicio de los jóvenes enamorados, habían nacido unas flores de pétalos anaranjados nunca vistas.
¡Quiñilhue! – gritaron los primeros que la vieron, y con ese nombre, “quiñilhue” se conoce la flor que produce una enredadera que se abraza y trepa por los árboles, como se abrazan los jóvenes enamorados.
Avergonzados y arrepentidos, se empezó a respetar esa flor llamada Mutisia por los blancos. Las almas de los jóvenes amparados por la nguenechen (dueño de los seres humanos) en el país del cielo (huenu mapu), se amaron por siempre mientras esa delicada flor de pétalos rojos nos recuerda el amor de los jóvenes dado por el injusto rencor.

 

Deja un comentario

Tu visita es la Nº
contador de visitas
Anunciantes
Para que tu publicidad esté en este espacio, comunicate con FM Che Comunitaria
Mensaje enviado hace 6 dias, 16 horas ago
  • Info : Por favor resolver la adición a continuación antes de publicar ningún nuevo comentario...
  • incomeppc : QEGXs
  • Sarah : fUtpt
  • Alejandro : PyXUJ
  • Genesis : Fd1BZH
  • matt : IPg8n